agosto 9, 2020 6:23 pm

IPN revela la existencia de materia fecal en garrafones de CDMX.

IPN revela la existencia de materia fecal en garrafones de CDMX.

Un estudio realizado por el Instituto Politécnico Nacional en la CDMX a las marcas de garrafones que se distribuyen en la región, reveló que la mitad, es decir, el 50%, tiene presencia de bacterias y residuos fecales, que pueden provocar enfermedades diarreicas además de debilitar el sistema inmunológico.

Tan solo en la capital del país existen dos mil pequeñas industrias de agua o embotelladoras en las que el consumidor no tiene la certeza de si está comprando o no, un líquido que cumpla con las normas de calidad e higiene mínimas. Este es un problema bastante grave, ya que el 50% del agua que se adquiere en empresas rellenadoras de garrafón en la capital, cuenta con presencia de “bacterias coliformes”, es decir, combinadas con materia fecal que, en medio de la pandemia del coronavirus, elevan el riesgo de debilitar el sistema inmune de la población.

Según el estudio del IPN; en una muestra de 111 envases de 20 litros de agua, procedentes de pequeñas plantas purificadoras radicadas en la CDMX; el 62% dieron resultado positivo a bacterias coliformes, además del 21% que dieron positivo a la bacteria E Colli, otro indicativo de materia fecal. El 30% fueron positivos a microbacterias no tuberculosas, por lo tanto, el 41% de las empresas que fueron seleccionadas para el estudio no cumplen con los estándares oficiales mexicanos establecidos.

Bacteria «E Colli» encontrada en agua de garrafón en la CDMX

El consumo en México de agua embotellada se incrementó a partir del terremoto de 1985, cuando por precaución no se recomendaba beber desde las tomas de agua. Posteriormente, la epidemia de cólera de 1990 que provocó el fallecimiento de 46 mil personas hasta el año 2002, es otro factor que ha influenciado en el incremento de consumo de agua embotellada.

La otra fuente de agua con que cuentan los capitalinos en sus domicilios, es la que se obtiene del servicio público, misma que tampoco tiene la calidad adecuada, pues la red de tuberías tiene fracturas y los recipientes en donde es colectada como tinacos, piletas y aljibes, no se limpian o sanitizan con regularidad, lo que genera más espacios contaminantes.

En el caso de los garrafones de relleno, la gente considera que, con lavarlo, usando cepillo agua y jabón, es suficiente, pero en realidad debería pasar por un proceso desinfectante que implica sanitización de 10 a 15 minutos y vigilancia del nivel de exposición al cloro, que representa otro de los riesgos,

según explicó el investigador del IPN, Rubén de la Cruz González, quien recomienda extremar las precauciones en el consumo de agua durante el periodo de pandemia, pues el hecho de “mantenerse sano, con un sistema libre de infecciones, es una forma de enfrentar la enfermedad de Covid 19.

Agrega que, en la medida de que una persona se mantiene hidratada, contribuye a que el metabolismo se mantenga en condiciones óptimas para garantizar la integridad de piel y las mucosas en buenas condiciones. En el caso d ellos niños menores de 10 años, se requiere de la ingesta diaria de al menos 200 mililitros, en adultos, el requerimiento mínimo es de 1.7 a 2.5 litros diarios. El especialista aclaró que esas cantidades mínimas, pueden obtenerse también a partir del consumo de alimentos tales como sopas, verduras y frutas que también son fuente de hidratación para el organismo.

Nelyzabeth García | XtiNoticias

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.